Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Historias de Piratas en el Río de la Plata

La primera gran hazaña pirata se realizo cuando Jean Florín capturo a la altura de las islas Azores el tesoro de Moctezuma enviado por Hernán Cortes desde México hacia España, de esta manera se inicia el ciclo de la piratería francesa.

Inglaterra, Francia y Holanda entre otros países, apoyaron y financiaron a muchos corsarios a apoderarse de las riquezas que los barcos trasladaban a España.

Isabel I de Inglaterra se enriqueció con los botines tomados por Francis Drake.

También Guillermo de Orange desde Holanda organizo a los piratas y hombres de mar para luchar contra los españoles.



De piratas y corsarios


No era lo mismo ser pirata que corsario.El pirata era el que robaba por cuenta propia, en el mar o en zonas ribereñas, lo hacia para enriquecerse sin distinguirse con ninguna bandera de su país de origen.

En su mayoría eran delincuentes, vagabundos, desertores o perseguidos por sus ideas; en cambio el corsario era un marinero particular contratado por un país en guerra para causar perdidas o robar las posesiones del enemigo

La actividad de los corsarios finalizaba cuando los países en guerra firmaban las paces, es decir eran personajes financiados por un país que los armaba y los financiaba.

Los ingleses Francis Drake y John Hawkins, fueron los grandes personajes que comenzaron con el corsarismo en América en el siglo XVI luego se convirtieron en personajes de la literatura y símbolos de esa actividad.

En esta época era enorme el tráfico marítimo, naves inglesas, francesas, holandesas y españolas llenas de mercancías y metales preciosos atravesaban el atlántico.

Había tres rutas: Desde América a Europa llevando oro y productos agrícolas, desde Europa a África transportando armas y productos manufacturados y desde África a América iban los barcos repletos de esclavos.

Las Bahamas con sus numerosas islas se habían convertido en el refugio de los piratas, situadas en el caribe en la zona de aprovisionamiento de las naves españolas, allí se aprovisionaban antes de salir para España...


La vida de los piratas en los barcos


Los piratas no respetaban ni leyes ni reglas, solo les importaba conseguir lo que querían.

La vida en una nave era muy difícil, y la captura de barcos era muy peligrosa en esos tiempos.

Utilizaban banderas que en general era negras o rojas, con distintos símbolos, con la intención de infundir miedo a la tripulación de los barcos que serian atacados.

Los corsarios solían llevar algún escudo o insignia que representaba a su país.

Los piratas humillaban a cualquier barco que abordaran, además de utilizar sus banderas los navíos tenían distintos nombres como “Blake Joke”, o broma negra y “Sudden Death” o muerte súbita.


Si se los capturaba, su destino era morir ahorcado en una plaza pública


Los que llegaron al Río de la Plata


Hacia fines del siglo XVI, numerosos piratas llegaron hasta la desembocadura del río de la Plata, allí estuvieron dos semanas y continuaron viaje hacia el sur del continente...

Uno de los más famosos, fue Francis Drake, que en el año 1577 salio con cinco navíos desde Inglaterra, y llego hasta el del Río de la Plata.

Luego de recorrer los océanos y llegar al sur del continente regresa a Plymout, en Inglaterra.

El rey, le concede un grado en la marina de guerra y es nombrado Sir, es decir caballero.

Desde entonces se lo conoce en la historia como el famoso pirata Sir Francis Drake.

El marino español, Sarmiento de Gamboa lo venia persiguiendo, ya que era un corsario Ingles, pero no había logrado atraparlo

El rey Felipe II pretende proteger sus colonias y en el año 1581, sale una expedición de Sanlucar de Barrameda para cumplir con este propósito.

Pero al poco tiempo de zarpar naufragan cinco naves perdiendo así gran parte de sus tripulantes y debieron regresar.

En el puerto de Buenos Aires se proveen de alimentos pero al seguir viaje se produce un fuerte temporal y un motín en la nave, por lo tanto deciden regresar a España.

Al pasar por las costas brasileñas son apresados por el pirata ingles, Walter Raleigh.

Otra fragata llamada Nuestra Señora de la Piedad que navegaba hacia Buenos Aires es apresada por el corsario ingles Eduardo Fento.

Esta embarcación había zarpado de las costas brasileñas y transportaba al sacerdote Juan de Rivanadeira, iba al mando Francisco de Vera y Aragón , el piloto Juan Pinto, además de dos mujeres, dos niños, siete frailes y un ingles que había sido vecino de de Asunción.

Dos días después el 8 de diciembre de 1852, los dejaron en libertad a los españoles pero no así al ingles y al portugués Juan Pinto.

Otro de los corsarios ingleses que entro en las costas del Plata fue Juan Drake sobrino de Francis, y le siguieron Tomas Cavendish, que en 1588, dio la vuelta al mundo, cargado de oro, piedras preciosas y otras riquezas que llevo para Inglaterra.

Este mismo corsario llego en 1591 a las aguas del Río de la Plata y desembarco en la Isla Martín García, disponiéndose a entrar en el puerto de Buenos Aires.

Las autoridades de los virreinatos habían solicitado a los reyes ya en el año 1585, que se tomaran medidas para precaverse, de los ataques de piratas, y se le proponía la construcción de una fortaleza hecha de piedra o de ladrillo y cal, porque de tapias de tierra no era defensa sino solo para los indios.

Estos primeros intentos de invasión y ataques quedaron consignados en actas del Cabildo.

En 1607, los pobladores se enteran que habían entrado al puerto, nuevos corsarios y que saquearían a la población.

Los actos de piratería se iban sucediendo con mayor frecuencia y peligrosidad para los vecinos en ese tiempo.

Los saqueos al puerto de Buenos Aires, se sucedieron a lo largo del tiempo.

Incursionaron piratas, corsarios, filibusteros, como quiera llamarse; doscientos años después se convirtió en una invasión militar, y en todos los casos la ciudad se defendió y triunfo sobre los invasores, nos referimos a las invasiones inglesas que sufrió en dos ocasiones la ciudad de Buenos Aires.


El fin de la piratería


Durante doscientos años sufrió América, el nuevo continente, del ataque de los piratas y los corsarios.

Se les dejaba en paz mientras fueron útiles a algún país,y hasta se los aprovisionaba y refugiaba.

Cuando ya no fueron necesarios se los fue aislando y persiguiendo.

Esta situación se vio finalizada cuando se firma en el año 1713, el tratado de Utrech, que le permitió a Inglaterra la participación directa en el comercio con ultramar y sentó las bases de la hegemonía británica.

Curiosamente Inglaterra se transformo en enemiga de la piratería, cuando consiguió obtener colonias prosperas en America.

Los piratas fueron cazados uno por uno en el mar y sus banderas negras desaparecieron de los mares americanos durante la segunda década del siglo XVIII.

La persecución fue continua y no ceso durante los siglos siguientes, las fortificaciones de las zonas costeras, hacían mas difíciles el asalto a poblaciones que ya tenían mayor población y mayor defensa.

El ahorcamiento era el castigo para todo pirata, sino se los recluía en viejos barcos de madera donde vivían en condiciones infrahumanas hasta que morían.

Lo cierto es que la piratería existió en todos los mares del mundo y en América después de su conquista por los Españoles y Portugueses.

En un principio estos personajes cuasi de leyenda de los mares fueron útiles para los intereses de los distintos países que necesitaron de ellos para apoderarse de riquezas o intimidar a los países enemigos y quedarse con parte de su poder y de sus riquezas, pero cuando el botín de América y todas las riquezas que de allí se

depredaron, y los países fueron quedando tranquilos con su “repartija”, fueron descartados, perseguidos y asesinados



Periodo del suceso: 1500
Palabras clave: piratas en el rio de la plata