Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

La Dama de las islas

http://astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Islas_malvinas_Vernet.jpg
Hasta la negra Gregoria que había casi criado a la “damita”, la acompañaba junto con otros negros de confianza.

Después del largo viaje llegaron a Puerto Luis en la isla Soledad el 14 de julio de 1829.

El viento les resquebrajaba la piel y el frió les calaba los huesos.

Pronto izaron la bandera y Maria pensó que nadie los movería de allí, nadie codiciaría las soledades de las islas apartadas del mundo en el cofre de un mar tumultuoso y de nubes tan negras.

Se había llevado de Buenos Aires un criado que era buen jardinero y semillas que debían acostumbrarse a un clima y a un suelo distinto.

Cultivo rosas en la cocina, malvones de espalda al viento y frágiles tulipanes.

El 30 de agosto día de Santa Rosa, cumpliendo ordenes del gobierno de Buenos Aires, izaron la bandera celeste y blanca y cantaron el himno, en ese lugar tan frió y lejos de Buenos Aires.

Esa noche organizaron un baile junto a los negros, los alemanes y los escoceses que habían viajado con ellos para establecerse en la colonia.

Vernet, junto a su cuñado Loreto, solía patrullar la zona para evitar la presencia de los cazadores de lobos marinos que se ensañaban en matarlos.

Una mañana, la negra Gregoria, enfermo y murió, era la primera del grupo que quedaba para siempre en las islas.

Para ocultar su tristeza, Maria llevaba a sus hijos, a visitar el astillero donde se estaba construyendo el barco que se llamaría “El Águila”, nombre legado por Maria.

Esa nave era necesaria para que los peones puedan llegar a la isla de los Estados, cerca de Tierra del Fuego, para buscar madera.

Vernet quería comerciar con Brasil mandando carne, pescado salado y lanas de las islas, parecía que llegaba la prosperidad al archipiélago.

La amistad del gobernador con los indios Patagónicos era muy grande. Por medio de sus frecuentes viajes translado a un grupo de estos aborígenes a las islas para que ayudasen en los trabajos del campo.

Corría el mes de febrero de 1830, y Maria daba a luz a una niña a la que llamaron Matilde Vernet pero siempre la llamaron Malvina; era la primera Argentina nacida en el territorio.

Todo transcurría tranquilo, los años pasaban lentamente hasta que un 28 de diciembre la fragata Lexington bombardeo Puerto Luis.

Fue un ataque terrible, destruyeron todo, la gente huyo, algunos fueron tomados prisioneros, otros cayeron heridos, otros quizás muertos.

El piloto de ese buque de guerra era Davidson. Los periódicos se refirieron al hecho como escandalosa infracción del derecho de gentes y actos de violación tan ultrajante al pabellón Argentino como degradante para el Americano, bajo cuyo amparo se ha perpetrado”.

La Gaceta Mercantil lo titulaba “Cobarde ataque a un establecimiento indefenso, que exige una reparación a la ofensa”.

Vernal, no cesaba de pedir refuerzos para las islas y había advertido al gobierno de Buenos Aires sobre la posibilidad de una ocupación Británica de no medir acciones en defensa de nuestra soberanía.

Pero el 2 de enero de 1833, la fragata Clío tomo posesión del archipiélago en nombre de su majestad Británica.

Maria escribía en su diario: “Se que volveremos, quizás tardemos en hacerlo y mis playitas de arenas blancas, mis acantilados que caen a pico sobre el mar, mis ríos de piedra, tal vez tengan que mancharse una vez mas con sangre ”

La dama de las islas no se equivocaba, ella, que había acompañado a su marido junto a sus hijos, que había dado allí a luz a su hija y que escribía todos los días en su diario y desde la ventana veía flamear la bandera celeste y blanca, jamás hubiera imaginado que no estaba equivocada que casi 150 años después las arenas blancas, los acantilados y las piedras se volverían a manchar con sangre de Argentinos, que volverían a intentar recuperar en vano las islas.



Periodo del suceso: 1830
Palabras clave: islas malvinas-Luis Vernet-Maria Saez Vernet