Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historias de Vida

Mujeres de Caudillos Carmen Puch de Guemes, la que murió de tristeza

En el oscuro rincón de la habitación sollozando y cubierta por un manto de encaje negro terminaba sus días Carmen Puch, la esposa del caudillo salteño Miguel Martín de Guemes.

Había muerto junto con su hombre cuando recibió la noticia ese frió día de junio del año 1821.

Se habían casado dos meses después de que el caudillo salteño asumiera la gobernación de la provincia de Salta en julio de 1815.

Y juntos recordaban su paso por las milicias porteñas cuando solo tenía 21 años y había combatido como soldado durante las invasiones inglesas lo que le valió el grado de capitán de Husares.

Don Martín pertenecía a una acaudalada y aristocrática familia salteña.

De niño  había sido enviado a estudiar en Buenos Aires.

Con el grado de capitán retorno a su provincia y se convirtió en un caudillo fiel a sus convicciones para la defensa de la soberanía nacional.

Conforme a la opinión del general San Martín había organizado la milicia provincial que fue llamada “La partida”.

Sus hombres vestían el característico poncho rojo y negro que había sido imaginado ya hacía tiempo por Guemes

Con honor y valentía defendió las fronteras norteñas ayudando así a la libertad de Chile, Argentina y Perú.

Macacha Guemes una de las hermanas del caudillo le había presentado a Carmen.

Se dice que era la mujer más bella de su tiempo, su tez era blanca como la nieve, sus ojos azules y su cabello rubia deslumbraron al apuesto caudillo.

Ambos tuvieron tres hijos, Martín del Milagro quien fuera gobernador de Salta, Luís e Ignacio.

Pero el día de la fatídica noticia ni sus hijos pudieron consolarla.

Lo habían emboscado al caudillo una partida del ejército realista en la provincia que lo vio nacer. A los pocos días moría el caudillo salteño.

Entonces Carmen,  cortó su larga cabellera, se cubrió con un velo y se quedo en ese sitio, el más oscuro de la habitación solo esperando la muerte.

Inmóvil, muda, insensible al llanto de su anciano padre. Murió en el año 1822 a los pocos meses de la muerte de su esposo.

Periodo del suceso: 1820
Palabras clave: Miguel Martín de Guemes, Caudillos, Salta