Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

La inmigración judía en Argentina y su adaptación cultural

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Baron_hirsch.jpg
Hacia fines del siglo XIX , Argentina comenzó a recibir un importante caudal inmigratorio, entre los que se encontraban judíos procedentes de Europa Occidental; cuya llegada estuvo vinculada con la actividad que desplegó la “jewisch colonization  asociation”, institución filantrópica creada en 1890 por el Barón de Hirsch.

 Esta asociación, tuvo como principal objetivo impulsar la emigración de la población judía, básicamente de Rusia, y promover la instalación de judíos en las colonias que se iban formando en el interior del país.

Hasta 1914  1918, los inmigrantes fueron traídos en su mayoría desde Rusia, luego comenzaron a llegar de Polonia, Rumania y Checoslovaquia.

Como las tierras en las que se asentaban los “colonos”, no tenían escuelas esta asociación decidió crear establecimientos primarios en todas sus colonias, cuya enseñanza integró dos tipos de estudios: institución religiosa, suministrada en principio por los mismos colonos, y la enseñanza académica por el otro.

La ausencia de docentes capacitados para educar a una población que desconocía el idioma del país, determinó que se solicitara a la Alianza Israelita Universal, el envió de maestros judíos de origen sefardí, hispanos parlantes con la misión de instruir a los hijos de los inmigrantes y de dirigir y administras las primeras escuelas instaladas en las colonias.

Estos maestros comenzaron a llegar gradualmente entre 1890 y 1915, y tuvieron que afrontar muchos inconvenientes.

Los maestros habían llegado con la convicción de cumplir una “misión civilizadora” con los hijos de los colonos, pero desconocían la ubicación de las colonias e ignoraban cual sería el salario que recibirían, que por cierto era muy bajo.

Tuvieron que adaptarse a un estilo de vida muy distinto, la soledad del campo argentino provocó en estos maestros un gran impacto que se agravaba por demoras en el proceso de colonización y la construcción de escuelas.

Las dificultades económicas, se sumaban al aislamiento, al desarraigo, a las distancia de sus seres queridos y a la falta de incentivos.

El Estado argentino, ya había comenzado a trabajar para convertir a la escuela en un instrumento para lograr la formación de la nacionalidad, más allá de respetar las convicciones religiosas y culturales de las distintas colonias de inmigrantes.

Por eso, se organizó el sistema nacional de educación primaria, dando lugar a la creación del “Consejo Nacional de Educación” y a la “ley de educación 1420” mediante la cual el estado controlaba el campo educativo.

Esta reforma provocó conflictos entre el Estado argentino y las escuelas de las comunidades extranjeras, que pasaron a ser un obstáculo para lograr la integración de los inmigrantes.

Para alcanzar su propósito, el Estado puso su empeño en la enseñanza de determinados contenidos nacionales, entre ellos el idioma fue fundamental. Para alcanzar el proceso de integración de los colonos, estas escuelas estimularon la incorporación de contenidos vinculados con la transmisión de valores, concepciones ideológicas y tradiciones de la sociedad receptora.

Promovieron actividades organizadas para la conmemoración de las fiestas patrias, los saludos a la bandera, la revalorización de los próceres y de los símbolos patrios, la difusión de versos y canciones que tendían a lograr la cohesión social que pedía el estado.

También se había organizado un cuerpo de inspectores nacionales técnicos destinados a controlar la actividades educativas de los grupos extranjeros.

La mayoría de los maestros judíos que habían llegado pasaron a la Escuela Nacional Alberdi de maestros rurales, para diplomarse y colocarse dentro de la ley de enseñanza común para que obtuvieran títulos argentinos que los habilitara para dictar la enseñanza laica.

 En el año 1916, se comenzaron a entregar a estas escuelas “extranjeras” a las autoridades nacionales, este proceso culminó en 1920 con el traspaso de 78 escuelas al “Consejo Nacional de Educación”.

Unos años más tarde, las distintas comunidades comenzaron a crear escuelas de oficios que pertenecían al Consejo Nacional de Educación y donde se les permitía conservar algunas costumbres y tradiciones.

Por eso el proceso inmigratorio y la asimilación cultural no fue una tarea fácil, se presentaron varios inconvenientes como los mencionados anteriormente.

El país debió acostumbrarse a la llegada de nuevas comunidades, no solo judías, sino también italianas, españolas, etc. Produciéndose así un proceso de transculturación en donde se trataba de respetar a  las comunidades y al mismo tiempo integrarlas socialmente.

 

Periodo del suceso: 1890
Palabras clave: inmigración, colonos, Barón de Hirsh