Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Historia económica de la Argentina: La búsqueda de una Argentina Moderna

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Domingo_Sarmiento.jpg
Entre 1852 y 1880, se produjo en Argentina una profunda transformación económica que estableció las bases para la expansión y la modernización del país.

Los hombres que tomaron el poder después de la batalla de Pavón, pertenecían a la llamada generación romántica y elaboraron un programa de gobierno que fue aplicada a lo largo de las presidencias de Bartolomé Mitre (1862-1868), Domingo Faustino Sarmiento (1868-1874) y Nicolás Avellaneda (1874-1880).

El país tenía buenas relaciones comerciales con los estados más desarrollados y se había convertido en uno de los principales exportadores de materias primas.

Bajo una política liberal la ganadería se expandió, el comercio exterior se incremento y los capitales extranjeros se instalaron en el país construyendo industrias y extendiendo las líneas ferroviarias para trasladar las carnes y los productos hacia el puerto de Buenos Aires y hacia el interior.

La política inmigratoria soñada por Alberdi y otros ideólogos se ponía en practica y llegaban los primeros colonos para trabajar la tierra y poblar territorios que todavía permanecían deshabitados o habían sido “vaciados” en las campañas contra el indio.

Pero a pesar del desarrollo se empezaban a advertir problemas ya que el crecimiento económico era desequilibrado, sobre todo en el interior que sufría las graves consecuencias de la política liberal.

No se plantearon políticas de protección ni de crédito y la deuda externa siguió creciendo.


La caída de Rosas y sus consecuencias

Después del Combate de la Vuelta de Obligado, producido el 20 de noviembre de 1845, donde se libró una batalla para impedir el avance de las naves inglesas y francesas, el gobierno del restaurador comenzaba a debilitarse.

Muchos eran los opositores que deseaban fervientemente su caída, muchos que se habían aliado con él preparaban el golpe para terminar con su gobierno.

El general Justo José de Urquiza era gobernador de Entre Ríos desde 1841 y la mano derecha de Rosas en el litoral,sin embargo el 1 de mayo de 1851 el gobernador entrerriano se pronunció en contra de Don Juan Manuel y lo venció en la batalla de Caseros.

La caída de Rosas tras diecisiete años en el poder trajo aparejados una serie de cambios para la formación de un Estado Nacional y comenzaron las nuevas disputas por la capitalización de la ciudad de Buenos Aires, los beneficios derivados de los ingresos de su aduana y la concentración del poder político y económico en la ciudad puerto.

Estos no eran temas nuevos. Las diferencias entre Buenos Aires y el interior no dejaban de existir pese a los aires nuevos en la política que parecían traer los llamados románticos que en su mayoría volvían del exilio después de la caída de su gran opositor.

Urquiza triunfante en Caseros, comenzó a poner en práctica una serie de acciones políticas que llevaron a la sanción de la Constitución Nacional, la firma de pactos y tratados entre las provincias y la designación del general Urquiza como Director Provisorio de la Confederación Argentina, comandante en jefe de los ejércitos y encargado de las relaciones exteriores.


Los románticos proyectos de transformación

Los emigrados de la generación romántica entre los que se encontraba Juan Bautista Alberdi, estaban convencidos que el modelo a seguir para realizar una transformación económica y social eran los países Europeos y Estados Unidos.

Creían que era necesario dejar atrás lo que según ellos era un país sumido en la barbarie y en el atraso de la herencia hispánica acusando a Rosas de haber dejado al país en estas condiciones, pero se olvidaban de la defensa de la soberanía y de las relaciones que Rosas había entablado con sectores sociales que tenían peso como la iglesia y las clases mas bajas de la sociedad.

Sus proyectos se basaban en unificar la economía mediante la abolición de las aduanas interiores y la suspensión de los derechos de transito, la promoción de inversiones nacionales y extranjeras así como el desarrollo de las actividades primarias especialmente la agricultura y la ganadería para continuar con las exportaciones hacia las principales potencias europeas.

Las ventajas con las que corrían a diferencia de las décadas anteriores eran el desarrollo de los medios de transporte terrestre y marítimo que aseguraban la regularidad de las comunicaciones y el traslado de las mercaderías y las personas.


El ganado como fuente de inversión

 La gran industria ganadera siguió siendo el principal rubro de la economía argentina ligado al comercio exterior.

El ganado vacuno como el ovino eran la principal fuente de desarrollo en esta industria que tuvo su mayor apogeo después de Caseros pero a partir del año 1869, comenzó a declinar.

El tasajo que estaba destinado a la alimentación de los esclavos, fue perdiendo importancia con la abolición de la esclavitud.

El ganado vacuno quedo en las zonas marginales de pasturas altas que no eran aptas para el ganado ovino y su mercado se redujo al consumo interno y a la exportación de ganado en pie a Brasil, a Uruguay y a Chile.


La gran crisis y la formación de la Sociedad Rural

 Cuando finalizó la guerra de Secesión de los Estados Unidos, la demanda de lana disminuyo y cayó su valor en el mercado mundial disminuyendo las exportaciones.

Fueron muchos los ganaderos que buscaban alternativas para poder seguir vendiendo.

Trataban de aprovechar al máximo la carne produciendo extractos, conservas y pasta.

Algunos otros diversificaban la producción desarrollando la agricultura y la industria para liberarse de una especialización ganadera que demostraba ser nefasta frente a las alteraciones en el mercado exterior.

En el año 1866, se creó la Sociedad Rural, organizada por un grupo de ganaderos que buscaban hacer frente a la crisis que los perjudicaba y superar el estancamiento.

El objetivo era promover y estimular los intereses rurales mejorando la producción mediante la implementación de nuevas técnicas que beneficiaran a la industria.

En el año 1875, se realizó la primera exposición en la que se presentaron 18 reproductores de cabañas nacionales.

Había que mejorar las razas para obtener mejores resultados y así ganarle a la crisis que se había desatado.

Para la navidad del año 1876, llego al puerto de Buenos Aires, el buque francés “Le frigorifique”, equipado para conservar carnes frescas en cámaras mantenidas a 0 grado.

El primer embarque de vacunos y ovinos fue enviado a Europa utilizando este procedimiento pero la carne no llegó en buenas condiciones.

Un segundo embarque se realizó en 1877, en El Paraguay, un barco francés que permitía el congelado a -30 grados, de esta forma las carnes llegaron en buen estado

 El desarrollo de estas nuevas técnicas favoreció a la industria ganadera y la exportación comenzaba a reactivarse.

Fueron los ingleses quienes apostaron sus capitales en argentina para desarrollar esta industria frigorífica que comenzaba a dar sus frutos en todo el país.

 Se instalaron frigoríficos y la demanda de empleo aumentó. Las líneas del ferrocarril comenzaron a extenderse por todas las regiones del país ya que se necesitaba transportar la carne hacia el puerto y hacia el interior del país

El país comenzaba a asentar las bases para una Argentina moderna.

 La agricultura fue otra de las industrias que logró su expansión y desarrollo. Los cambios comenzaron en el litoral, donde Urquiza fomentó la colonización con miras al desarrollo agrícola.

Las tierras empezaron a valorizarse aún más. En Santa Fe y en Entre Ríos, se subdividieron grandes extensiones que se entregaron y se vendieron a colonos europeos que comenzaban a llegar a estas tierras en busca de trabajo y de bienestar, huyendo de las crisis europeas.

En tiempos de Sarmiento el país logró el autoabastecimiento de cereales. Para 1878, las exportaciones de granos superaron a las importaciones hecho que fue en aumento y se consolidó en las últimas décadas del siglo.

Los cultivos tradicionales se seguían manteniendo en el interior. La caña de azúcar en Tucumán, los viñedos en Mendoza y el tabaco en Corrientes, Salta y Jujuy.

Pero a pesar del desarrollo las tierras pertenecían a unos pocos que reunían grandes extensiones y que habían acrecentado considerablemente su valor.

En la primera etapa inmigratoria, era el estado que tentaba a los recién llegados otorgándoles tierras para su arrendamiento pero a medida que disminuían los terrenos públicos las propiedades se valorizaban y se dificultaba el acceso a las tierras.

Para las clases nativas tanto en la ciudad o en el campo les era casi imposible acceder a la propiedad de la tierra y tuvieron que conformarse con ser simples ocupantes.

 

El comercio exterior versus la industria interior

 El comercio exterior seguía bajo la política de librecambio. La aduana siguió siendo la principal fuente de recursos para el gobierno nacional.

Francia y Bélgica fueron los principales compradores de lana, le seguían Inglaterra y Estados Unidos con lanas y cueros; Brasil mantenía la compra de tasajo.

El país le compraba productos manufacturados de Inglaterra, Francia, Estados Unidos, Bélgica, Italia, Alemania y Brasil.

Tanto la exportación como la importación perjudicaron a la industria nacional que seguía siendo una actividad secundaria subsidiaria de la ganadería y de la agricultura orientada hacia el mercado interno y sus posibilidades de exportación.

Sobre todo en el interior las industrias tradicionales que sobrevivían sufrían las consecuencias de la competencia extranjera.

La industria textil artesanal no llegó a mecanizarse y se vio muy perjudicada cuando el desarrollo de los ferrocarriles acerco las telas importadas.

Solamente se mantuvieron los artículos originales que estaban destinados al pequeño mercado de artesanías.

Con muchas dificultades se mantuvieron las pequeñas industrias de algunas regiones del interior.

En las zonas tabacaleras se difundió la fabricación de cigarros, sobre todo en Salta, Jujuy y Corrientes.

La industria azucarera de Tucumán recibió el apoyo oficial y pudo renovar su maquinaria.

Los trapiches de madera fueron reemplazados por los de hierro.

Pero faltaban todavía muchas décadas para que el país lograra un desarrollo económico importante y pudiera saltear las grandes crisis que todavía estaban por venir.

Periodo del suceso: 1829
Palabras clave: Pavón, Caseros, Urquiza, Mitre, Avellaneda, Sarmiento