Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

El día de la Soberanía Nacional: La Batalla de la Vuelta de Obligado

                                 

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Batalla_vuelta_de_obligado_2.jpg

“La Patria eran ellos, el suelo que pisaban, su manera de ser, sus costumbres, sus padres, sus hijos; algo concreto que todos comprendían y sentían. Por ella podían pasarse sin géneros y sin pan si fuese necesario. Y dar su vida, porque por la Patria se muere pero también se mata”

 

En plena gobernación de Juan Manuel de Rosas, se desató un grave conflicto que puso en juego la soberanía nacional y enfrento a la Argentina con las mayores potencias europeas.

Esta epopeya ignorada por muchos argentinos representó uno de los hechos bélicos más importantes y sentó un precedente en la defensa de los intereses de la republica argentina

Después de 165 años se decretó que el 20 de noviembre se conmemore el “Día de la soberanía Nacional”

 

El Río de la Plata: Una presa codiciada

 

Después de que estallo en Europa la revolución industrial, se produjeron en el viejo continente cambios sustanciales en la política y la economía

Estos cambios repercutieron no solo en la misma Europa sino que también llegaron hasta América.

Uno de los cambios sustanciales fue el aumento de las manufacturas y la transformación en los transportes ya que la introducción de la fuerza del vapor modifico la velocidad de las embarcaciones y permitió acortar las distancias y acelerar el traslado de las mercaderías.

Uno de los puntos predilectos para la introducción de mercaderías europeas fue la Cuenca del Plata.

 Allí se dirigieron para imponer sus intereses exigiendo la libre navegación de los ríos.

En esos años gobernaba la provincia de Buenos Aires, Don Juan Manual de Rosas, quien al notificarse de las intenciones de estas potencias se opuso rotundamente a permitir la libre navegación y defendió la soberanía argentina más allá de los intereses políticos y comerciales.

Tras esta actitud del gobernador, Francia e Inglaterra trataron de distintas maneras de lograr sus objetivos ejerciendo una fuerte presión a través de distintas vías tanto diplomáticas como militares.

Los bloqueos y las intervenciones militares empezaron a hacerse cada vez mas frecuentes y terminaron en un grave conflicto bélico.

 

El bloqueo Francés de 1838

 

Francia fue el primer país que impulso una política exterior de intervención .Durante el gobierno de Luís Felipe de Orleans, se había desatado una grave crisis interna que acelero la búsqueda de nuevos intereses comerciales traspasando las fronteras.

Argelia y Asia fueron los primeros territorios en los que se aplico esta política y le siguió el Río de La Plata.

En el año 1838, el gobierno francés envío al vicecónsul Aime Roger, para reclamar por la libertad de un ciudadano francés que había caído prisionero acusado de haberle vendido información cartográfica a Bolivia, país con el que argentina estaba en litigio, reclamar la libertad de Pedro Lavie, un ciudadano condenado por robo en el regimiento al mando del Coronel Antonio Ramírez en Dolores y el pedido de la eximición del servicio militar de cualquier ciudadano francés impidiendo que pertenecieran al ejercito argentino.

Al enterarse Rosas de estos reclamos respondió enérgicamente que no iba a aceptar bajo ningún punto de vista los reclamos que se le requerían.

Dos meses más tarde los franceses se aliaron con los enemigos de Rosas y pactaron con los emigrados de Montevideo apoyando la rebelión del litoral y la expedición de Lavalle.

El jefe de la escuadra francesa en el Atlántico Sur declaro bloqueado el puerto de Buenos Aires y el litoral fluvial argentino.

Al bloquearse el puerto las mercaderías que normalmente llegaban desde Europa no pudieron entrar, la aristocracia porteña, fue la que mas sintió este impacto porque eran los mayores consumidores de productos importados y aceptaron el contrabando y el pago de altos precios para adquirirlos de igual manera.

Las medidas que adopto el gobernador, ante la inminente disminución de la recaudación aduanera fueron la baja importante de los sueldos de la administración, la supresión de subsidios a la educación, el cierre de escuelas y de universidades.

Sin embargo, el presupuesto de guerra se mantuvo y solo se redujeron sueldos de jefes y de oficiales

La postura del restaurador era inquebrantable pero Inglaterra, potencia que también tenia importantes intereses económicos en el Río de la Plata, presiono a Francia para que se entablaran acuerdos para finalizar con el bloqueo.

Fue así como el gobierno francés envío a un diplomático para gestionar un acuerdo que se firmo disponiéndose el levantamiento del bloqueo, así como también la devolución de la isla Martín García, que había sido tomada por los galos.

A través del acuerdo, los franceses recibieron el trato de nación más favorecida y se le respetaría la independencia del Uruguay, pero el gobierno de Buenos Aires se reservaba el derecho de intervenir en su territorio cuando lo reclamasen la justicia, el honor y la seguridad de la Confederación Argentina.

Sin embargo a pesar del acuerdo Rosas no accedió a ninguna concesión territorial, comercial ni de libre navegación.

 

El bloqueo anglo-francés de 1845

 

Después de ocurrido el bloqueo francés, Rosas se encargo de tomar decisiones tanto políticas y económicas que contradecían y perjudicaban los ambiciosos intereses de las potencias europeas que se imponían ante el mundo.

La política exigida por los europeos del “libre comercio”, era rechazada por los caudillos provincianos y por los sectores que acompañaban a Rosas en defensa de las industrias territoriales que eran incapaces de competir con los productos industrializados que se importaban desde Europa.

A partir del año 1843, Rosas intervino en el Uruguay con el objetivo de terminar con el partido colorado representado por el gobierno de Rivera quien mantenía una estrecha alianza con los unitarios refugiados en Montevideo.

Esta política alentó a Francia y a Inglaterra a seguir adelante con sus intereses económicos y comerciales en ese puerto.

Tanto los políticos como los comerciantes Británicos, exigían la libre navegación de los ríos Paraná y Uruguay para seguir expandiéndose comercialmente ya que por estos ríos podían llegar a los mercados Bolivianos, el Paraguayo, las provincias argentinas del Litoral y el sur de Brasil.

Rosas por su parte, reorganizo la escuadra para realizar el sitio a Montevideo y ordeno el bloqueo al puerto Oriental.

Las comunidades extranjeras organizaron la defensa de la ciudad y reclamaron la intervención de los gobiernos de Gran Bretaña y de Francia.

Inglaterra, ofreció su mediación y exigió la retirada de las fuerzas argentinas.

Al negarse el gobernador a retirar las escuadras, la flota anglo-francesa se apodero de la flotilla de la Confederación Argentina y declaro bloqueado el puerto de Buenos Aires.

Muchos fueron los opositores a Rosas que se aliaron al enemigo, el objetivo era ir contra Rosas.

Como relata Pacho O¨Donnell en su libro, “algunos argentinos no tuvieron escrúpulos en asociarse a la invasión anglo-francesa contra su propia patria. Ya lo habían hecho antes con el bloqueo francés. Usaban como pretexto la lucha contra la tiranía de Rosas”

 

 

La batalla inminente

 

Durante el mes de julio del año 1845, el embajador Ouseley informaba desde Montevideo a Lord Aberdeen en Londres que había fracasado la mediación con el gobierno de Buenos Aires.

Rosas por su parte ya se preparaban y nombraba como jefe del Ejercito Nacional a su cuñado Lucio Mansilla.

Luego de una larga conversación ambos acordaron que se fortificaría el paraje llamado Vuelta de Obligado para el escenario de la batalla que ya era inminente.

Las flotas anglo-francesas zarparon desde el puerto de Montevideo el 8 de noviembre y llegaron al río Guazú. Allí permanecieron 7 días estudiando las tácticas que utilizarían para el combate.

Diez días mas tarde avanzaron por el Guazú con sus barcos de guerra.

El general Lucio Mansilla, también se preparaba para el ataque y solicitaba al gobierno el apoyo necesario para enfrentar a semejante ejercito.

El pedido fue de proyectiles y de caballos para el transporte de la tropa y de los cañones.

Se había acordado que la defensa se realizaría por tierra con el apoyo de milicianos y vecinos, la mayoría eran voluntarios sin experiencia y con pocas armas, solo estaban provistos de coraje y patriotismo.

Las fuerzas de la Confederación contaban con cuatro baterías dos habían sido recuperadas de la isla Martín García y las otras de San Nicolás.

Doscientos artilleros se preparaban detrás de altos muros de barro.En la primera fila había unos cuatrocientos hombres de infantería del cuerpo de Patricios.

En el monte se escondían en calidad de reservas otros seiscientos hombres y a unos metros de allí un escuadrón de caballería formado por gauchos voluntarios.

El total de los hombres alistados para la batalla sumaban unos 2100 para enfrentar a las fuerzas de dos de las potencias más importantes de Europa.

El general Mansilla, tuvo que atravesar el curso del río Paraná con tres gruesas cadenas de hierro afirmadas sobre veinticuatro barcazas desmanteladas

Las fuerzas inglesas estaba formada por el Gorgón, un buque a vapor de 1.200 toneladas comandado por el capitán Hotham.

Otra de las naves era el Firebrand comandado por el capitán Hope, la corbeta Comus, del capitán Inglefield y los bergantines Philomel, Dolphin y Fanny comandados por otros capitanes.

Los cañones inglesas eran el doble en cantidad que los argentinos y mucho más potentes con una puntería de mayor alcance.

Por otra parte los franceses, contaban con el vapor Fulton de 650 toneladas al mando del capitán Mazeres; la corbeta Expeditive comandada por el capitán De Muriac, los bergantines Pandour y Procida, y la nave capitana Saint Martín, del comandante Francois Trehouart.

 

Era evidente que tanto los ingleses como los franceses contaban con mayor armamento y buques modernísimos así como el entrenamiento que tenían las tropas.

El duro enfrentamiento duro casi 7 horas, murieron 250 argentinos y medio centenar de integrantes de la escuadra aliada.

Los combates de San Lorenzo y Punta Quebracho demostraron también la voluntad de Rosas de poner resistencia.

En tierra, el ejercito federal triunfo sobre las unitarias, el general Urquiza derroto al general Paz en Laguna Limpia y tomo prisionero al hermano del gobernador Madariaga.

En mayo del año 1846, Paz dejo el mando del ejército correntino y abandono el país junto a las tropas paraguayas.

El 13 de agosto Urquiza firmo con Madariaga la paz de Alcaraz en la que Corrientes se reintegro a la Confederación y al Pacto Federal.

Por un acuerdo secreto se le permitía mantener su alianza con Paraguay y Montevideo.

El general Oribe, en la Banda Oriental venció a Rivera y a Garibaldi que se refugiaron en Montevideo.

Un año después de la Batalla de Obligado, los ingleses entendieron que la política intervencionista había provocado un desastre comercial ya que las importaciones inglesas bajaron drásticamente.

El ministro de Relaciones exteriores británico, Lord Palmerston, puso fin a la política de Lord Abeerden y dispuso el retiro de las tropas inglesas del sitio de Montevideo.

En 1847 se levanto el bloqueo de Buenos Aires llegando a un acuerdo con Francia.

Las negociaciones de paz finalizaron en mayo del año 1849.Rosas obtuvo el triunfo ante las potencias europeas y se le reconoció la soberanía del gobierno argentino sobre los ríos interiores; los derechos de Oribe para ocupar la presidencia del Uruguay, el desarme de los extranjeros de Montevideo y la devolución de la isla Martín García.

El 31 de agosto de 1850 se firmo el tratado definitivo de paz.

 


Periodo del suceso: 1845
Palabras clave: Bloqueos Anglo-francés, Rosas, Orleans