Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historias de Vida

Domingo Faustino Sarmiento

http://astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Domingo_Sarmiento_Facundo.jpg
Aquel 11 de septiembre del año 1888, Sarmiento le pidió a su nieto que colocara su sillón cerca de la ventana para ver el amanecer. Era de madrugada y quizá sin anunciarlo presintió su muerte.

No llegó a ver el amanecer, murió unas horas antes. Estaba lejos de su patria como tantas otras veces en las que el exilio se había echo casi una costumbre involuntaria.

Fue maestro, ministro, escritor, presidente y hacedor de un país que comenzaba a reorganizarse después de haber dejado atrás las luchas civiles y el largo periodo de gobierno de Juan Manuel de Rosas.

A este hombre se lo criticó de vende patria, de admirador de todo lo foráneo, de despectivo hacia nuestras costumbres y tradiciones de critico agudo y hasta de loco.

Había nacido en una familia humilde sostenida por su madre Paula Albarracín.

Paula tuvo quince hijos pero solo sobrevivieron seis. Su marido no tenía un empleo fijo. Trabajó como peón y como arriero, y participó en las guerras de la Independencia como soldado.

En este hogar tan humilde, la madre de Domingo quiso que su hijo estudiara y tuviera otra formación que le permitiera salir de la pobreza.

Le escribió una carta al director para que sea aceptado y becado en el Colegio de Ciencia Morales, actual Nacional Buenos Aires, pero no lo consiguió.

Fue así como su tío, el presbítero José de Oro que había asumido un cargo como maestro en una escuelita rural de la provincia de San Luis, lo llevó con él   para que lo ayudara.

El joven Domingo, vivía en la escuela con su tio.Alli acudían los hijos de los peones del campo para aprender a leer y a escribir y el mismo Sarmiento les enseñaba y convivía con ellos.

Fue en esa escuela y siendo muy joven cuando comenzó a darse cuenta de las privaciones que sufría esta gente y de la necesidad de tener una educación que les permitiera defenderse y afrontar la vida.

Las luchas civiles ya habían estallado en el país y Sarmiento se incorporó como teniente en las fuerzas del General Paz peleando contra los federales de Facundo Quiroga.

Cuando el caudillo riojano cobró mas poder, Sarmiento que ya pertenecía a la facción de los unitarios huyo a Chile.

Instalado en el país Andino comenzó a buscar trabajo. Dio clases en un pueblito llamado “Los Andes”, trabajo como bodeguero, fue dependiente de una tienda en Valparaíso, minero en Copiapó y en Chañarcillo.

Enfermo de tifus volvió a su provincia natal, San Juan.

Allí creo una Sociedad Literaria y en el año 1839 fundó el periódico “El Zonda” del que solo salieron 6 ejemplares.

Ese mismo año fundó el colegio de pensionistas de Santa Rosa para mujeres.

En 1840, participó de una fracasada conspiración unitaria contra el gobernador Benavides, echo que lo llevó nuevamente al exilio.

Nuevamente en Chile, organizó la Escuela Normal para maestros de la cuál fue su director. Un año después abrió una escuela privada para los hijos de la aristocracia chilena.

Sarmiento mantuvo una estrecha relación con el presidente chileno Montt quién lo mandó a Europa y Estados Unidos para que estudiara los sistemas educativos.

Este viaje lo mantuvo lejos de la patria durante 3 años.

Urquiza se preparaba para luchar contra Rosas y Sarmiento sin dudarlo se alistó en el Ejercito Grande que el líder unitario preparaba en Uruguay.

La batalla de Caseros fue un triunfo para los unitarios pero a pesar de la victoria el Sanjuanino se enemistó con Urquiza y se retiró a Río de Janeiro y a Chile.

Al poco tiempo comenzó a participar mas asiduamente en las actividades políticas, ocupando distintas responsabilidades publicas.

Fue concejal y jefe del Departamento de Escuelas, senador, diputado a la convención provincial, ministro del presidente Mitre, gobernador de San Juan y ministro plenipotenciario de la Argentina en Estados Unidos, tenia 55 años y allí conoció a Ida Wickershamm, una maestra de 25 años de la que se enamoró.

Estando en Estados Unidos y sin tener partido propio fue elegido presidente, cargo que asumió el 12 de octubre de 1868.

                                     

Sarmiento presidente

Al asumir su cargo el modelo de país que Sarmiento soñaba estaba basado en los estados mas evolucionados de su tiempo; Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos.

El progreso vendría enfrentando y combatiendo la “barbarie” de los tiempos anteriores.

Los cambios fundamentales se deberían dar a través de un cambio radical en la sociedad Los dos pilares fundamentales para lograr este cambio serian la educación y la inmigración.

La educación prepararía al pueblo para el cambio y la inmigración traería “mano de obra y nuevos pobladores para que habitarán el suelo argentino.

Así lo dispuso y comenzaron las reformas en el sistema educativo especialmente en el nivel primario.

La constitución dispuso que la enseñanza primaria estuviera a cargo de las provincias.

En el año 1869 se realizó un censo de población en el que daba cuenta que el 72 por ciento de la población era analfabeta.

Sarmiento entonces impulso la ley 463 en el año 1871, con esta ley, organizó el sistema de subvenciones en el que el estado ayudaba al sostenimiento de la enseñanza primaria en las provincias.

El gobierno construía edificios, pagaba los sueldos a los maestros y proporcionaba de muebles y útiles a las escuelas.

Durante el mandato de Sarmiento se crearon casi 800 escuelas y la cantidad de alumnos aumento de manera considerable.

Contrato maestras norteamericanas, que introdujeron los métodos pedagógicos más modernos.

Entre ellas llegaron; Serena Frances Wood que provenía de Massachusetts y ejerció como maestra en Buenos Aires y Sarah de Eccleston que provenía de Pensilvania.

Esta última fue una de las pioneras en la educación inicial abriendo jardines de infantes en zonas urbanas y rurales.

Fundo además el observatorio astronómico de Córdoba, el Colegio Militar de la Nación y la Escuela Naval.

Al concluir su mandato presidencial en el año 1874, se desempeñó como senador, director de escuelas de la provincia de Buenos Aires, ministro del interior y superintendente del Consejo Nacional de Educación.

Ya enfermo decidió viajar a Paraguay y terminar allí sus días, cuando murió tenia 77 años.

 

Sarmiento escritor

Las obras completas de Sarmiento comprenden 52 volúmenes y fueron publicadas entre los años 1889 y 1909.

Concibió a la literatura como un medio de expresión personal que le sirvió para denunciar, enseñar, defenderse, atacar, criticar y divulgar.

Fue pensador, ensayista y un defensor de la libertad romántica de esos tiempos.

En 1845, salía a la luz en forma de folletines en el periódico El Progreso, de Chile el que será uno de los mejores libros de la literatura argentina el “Facundo”.

En esta obra se encuentran tres ejes temáticos; el biográfico, el político y el sociológico.

En el biográfico se narra hechos reales de la vida de Horacio Quiroga, de Juan Manuel de Rosas y del mismo Sarmiento.

En la parte política las luchas entre unitarios y federales y en la sociológica la teoría según Sarmiento de lo que él consideraba la civilización y la barbarie.

 El progreso y la mirada hacia Europa eran para él la civilización que necesitaba nuestro país para salir de la barbarie a la que había estado sometido durante tanto tiempo.

José Hernández, autor del Martín Fierro, criticó duramente a Sarmiento por esta publicación ya que consideraba despectivo e insultante las opiniones emitidas sobre los gauchos tildados de vagos y delincuentes.

En contraposición a la obra de Sarmiento, Hernández reivindico la figura del gaucho tan vapuleada y denigrada ubicando a estos personajes del campo como personajes relevantes en la historia argentina.

Sarmiento fue un crítico agudo de la realidad que le tocó vivir y no tuvo pelos en la lengua para expresar lo que sentía y lo que pensaba a pesar de las críticas y de las oposiciones.

En 1849 escribió la obra “Viajes” y en 1850 “Recuerdo de Provincia”

  

Periodo del suceso: 1888
Palabras clave: Presidencias, Sarmiento, educación, Escritor