Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Análisis Proyectivo

Los escritores latinoamericanos y el contacto cultural

http://astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Gabriel_garcia_marquez.jpg

La literatura latinoamericana a pesar de las diferencias culturales tiene bastantes puntos en común.

Estas similitudes no solo se producen porque comparten la misma lengua sino que también las temáticas y el estilo suelen ser similares en muchos  autores de América hispana.

Estas convergencias fueron mayores a partir de la década del 60 cuando se produjo el llamado “boom” que dio nacimiento a la nueva literatura latinoamericana.

Muchos escritores publicaron en distintos países de América sus obras, con un éxito editorial que no se había producido en las décadas anteriores.

Esta circulación y difusión masiva de novelas, cuentos y ensayos estuvieron influenciados por una operación editorial que saco al mercado obras literarias de jóvenes escritores  que compartían la preocupación por dar cuenta de la realidad latinoamericana y del aislamiento de sus culturas.

 Se sintieron comprometidos en la búsqueda de una identidad que tuviera características propias e independientes de los modelos culturales europeos.

Se preguntaban cómo hacer ficción a partir de una realidad tan compleja y diversa como la de Latinoamérica y como narrar las consecuencias históricas del contacto cultural entre indios y españoles.

Para ello utilizaron procedimientos narrativos originales y presentaron en su mayoría la realidad política de manera indirecta o bajo una metáfora.

En muchas de sus obras aparecía la mezcla de lo real con lo mágico como un recurso para explicar y comprender esta realidad.

El llamado” realismo mágico” que prevaleció en las obras de la mayoría de estos autores  dio cuenta de ello.

 Fueron varios los  que incursionaron en estas temáticas y publicaron sus obras  obteniendo un gran éxito.

Entre ellos se destacaron el argentino Julio Cortázar con su novela “Rayuela” publicada en el año 1963; el peruano Mario Vargas Llosa publico ese  mismo año “La ciudad y los Perros”. En 1967, el colombiano Gabriel García Márquez dio a conocer su exitosa novela “Cien años de Soledad” y el mexicano Carlos Fuente  “La muerte de Artemio Cruz”.

 En su mayoría se trataba de obras literarias en las cuales las técnicas narrativas eran innovadoras y sus temáticas reflejaban las inquietudes de jóvenes intelectuales que buscaban ser leídos por los pueblos de América Latina.

 

Relaciones e influencias

Fue Julio  Cortázar,  uno de los que inicio esta etapa. Con su novela “Rayuela”, le proponía al lector que siguiera  un recorrido de lectura a partir de un conjunto de instrucciones. El título aludía  a un juego infantil.

Relataba  la historia de amor de un intelectual argentino y una uruguaya en Paris en los años 50.

Estaba  organizada en una serie de capítulos que el lector podía  leer de dos modos;  siguiendo el orden numérico normal o en forma salteada, tal como si jugara a la rayuela.

El mismo Cortázar expresaba: “El lector de la novela es, al mismo tiempo un creador y constituye un elemento fundamental en la génesis de la obra literaria”.

De este modo  la  novela no tenía  trama, ni  intriga, ni  cronología.

La narrativa de este escritor solía presentar un mundo extraño o fantástico que no estaba regido por las leyes del mundo real.

El mismo expresaba que lo fantástico era su mundo desde pequeño, antes de comenzar a escribir. Se había negado a aceptar la realidad tal como pretendían imponérsela y explicársela sus padres y sus maestros y se había propuesto  hacer germinar lo fantástico desde lo cotidiano.

 Otros autores como Gabriel García Márquez, siguieron esta misma línea, en su intento por demostrar que la razón no era la única vía de acceso a la verdad.

Su narrativa incorporo lo fantástico con elementos inexplicables y absurdos que proyectaban  el texto más allá de la comprensión racional.

El mismo autor, ganador del premio nobel de literatura, en el año 1982 expresaba:

 “A cada paso nos encontramos con cosas que a los lectores de otras culturas parecen fantásticas y que para nosotros son la realidad de todos los días. Pero yo creo que se trata no solo de nuestra realidad, sino también de nuestra mentalidad, de nuestra cultura.

Nosotros estamos dispuestos a creer en la existencia de una realidad que va mucho más lejos de donde la han limitado los racionalistas”.

Influenciado por Cortázar su obra “Cien años de Soledad”, tampoco tiene en su discurso un tiempo lineal ni cronológico.

Esta novela impacto rápidamente en los lectores. El autor retomo algunos temas y personajes de su producción narrativa anterior.

En ella, así como en  la obra del escritor argentino, funcionan la combinación de lo real con lo irreal, lo posible y lo imposible.

Es el correr de la lectura lo que le permite al lector ubicar los acontecimientos y los personajes en el orden cronológico del suceder temporal.

Se narra la historia del coronel Aureliano Buendía y de toda su familia durante cien años.

El lugar donde transcurren los hechos es en Macondo; un pueblo perdido en la selva, sin contacto con el mar.

A este pueblo perdido llegan Melquiades y los gitanos; con ellos la ciencia y los inventos del mundo moderno.

Comienzan  a mezclarse mágicamente el mundo indígena con el europeo, lo real con lo irreal desarrollando así el llamado “realismo mágico”.

 Tanto Cortázar como Gabriel García Márquez, a pesar de las diferencias culturales, estuvieron particularmente relacionados en sus obras.

 Ya sea por sus técnicas narrativas o por el talento de lograr que los lectores desplieguen toda su imaginación y se involucren con la obra.

Ambos definieron un espacio propio en la narrativa latinoamericana, entre cuyas cualidades se destacan la particular captación de las clases medias y en ocasiones de lo popular.

 Otros de los exitosos escritores latinoamericanos que se inscribieron en este periodo fueron: Miguel Ángel Asturias de Guatemala, Alejo Carpentier de Cuba, Augusto Roa Bastos de Paraguay, Felisberto Hernández y Juan Carlos Onetti de Uruguay, José Donoso de Chile y  Juan Rulfo de México.

 

Periodo del suceso: 1960
Palabras clave: García Márquez, Cortazar, literatura latinoamericana, realismo mágico