Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Los curas del desierto Parte I

 

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/250px-1897_mapuche_500.jpg

“! Oh si pudieramos poner de manifiesto todos los actos atroces, las torpezas, las vejaciones cometidas desde algunos años a esta parte! Pero si Dios quiere, algun dia hablara la historia y dara a conocer al mundo quienes son los verdaderos salvajes de la Patagonia”

 Padre Lemoyne, 12 de noviembre de 1885

Así como en la conquista y colonización de América, la iglesia católica consideró que era necesaria la evangelización de los aborígenes, siglos más tarde casi la misma historia se repetía en el sur de nuestro país.

Lo curioso fue que en ambas situaciones los sacerdotes misioneros que fueron convocados para esta ardua tarea, estuvieron desprotegidos y la misión se transformó en una penuria costosa de llevar a cabo.

En el siglo XVI, los Jesuitas fueron expulsados, en el siglo XX los misioneros de la Patagonia, fueron casi mártires de una empresa que al gobierno realmente no le interesaba.

La conquista del desierto

Desde que Alberdi y Sarmiento, entre otros, difundían en el país,  las ideas de progreso, civilización, inmigración y población, las autoridades del gobierno decretaban la ley 947, que autorizaba al poder ejecutivo a realizar la campaña al desierto.

Para la conquista se disponía de una  inversión de 1.600.000 pesos fuertes que se recaudarían con la venta de las tierras públicas. Estas  se incorporarían después de realizada la  empresa

La campaña al desierto tuvo distintas etapas; en la primera se nombró, en el año 1833, Comandante General de campaña y Jefe de la división izquierda del Ejército Nacional, a Juan Manuel de Rosas, quien llevaría  a cabo las operaciones contra  los “enemigos indios”.

Rosas debía despojar  los campos hasta el río Negro de los Patagones dejando en completa seguridad a la línea de frontera.

En tan solo un año,  extendió las fronteras de la provincia de Buenos Aires 200 leguas hacia el oeste, al sur más allá del Rio Negro, incorporándose miles de kilómetros cuadrados.

El resultado fue  una rápida expansión de la frontera sur, el crecimiento económico de la región y la reafirmación de la soberanía nacional en la Patagonia frente a las aspiraciones chilenas.

Años más tarde, fue  Julio Argentino Roca, quien realizó la conquista del desiert; la ley 947, que había sido dictada en 1865, se ponía en marcha.

Era necesario para el “progreso y la civilización del país” ejecutarla y así  lo dispusieron  los militares y los políticos de la época.

Roca, lograba para 1880, ser el “héroe del desierto”  y postularse para la Presidencia de la Nación, cargo que  asumió  en dos oportunidades.

El operativo conquista del  desierto  ya finalizaba para el fin de siglo  y el país jamás volvía   a ser el de antes “la civilización y el progreso” habían llegado de la mano de numerosos intereses extranjeros

¿Para qué los curas?

En 1874, en plena presidencia de Nicolás Avellaneda, el gobierno argentino envió una carta a la congregación Salesiana en Italia para que mandasen sacerdotes a realizar la llamada “conquista espiritual de la Patagonia” ya que la conquista política y militar  estaba en marcha.

El fundador de la congregación Salesiana, fue Don Bosco, un joven sacerdote italiano que desde pequeño había sentido la necesidad de predicar y ayudar a los más necesitados.

Al fundar la congregación sintió que estaban destinados a “llevar la luz de la fe a los pueblos paganos”, como él mismo les decía a sus seguidores.

Al recibir la invitación de nuestro país viajó Don Bosco a Roma, para pedirle la aprobación al papa Pio IX, quien lo alentó y lo ayudó en esta empresa.

El motivo principal por el que Don Bosco enviaba a sus sacerdotes a la Argentina era la evangelización de los indios de la Patagonia, la noticia de la conquista al desierto había despertado su preocupación.

La ilusión y la esperanza viajaba en el barco que traía a estos salesianos, que se desvelaban pensando en fundar colegios, hospicios, hospitales donde hiciera falta, así lo habia indicado el fundador de la orden y así lo iban a realizar, pero la realidad fue muy distinta...

El día 14 de diciembre del año 1876 desembarcaban en Argentina pero  tuvieron que esperar bastante tiempo más para llegar al sur.

Mientras tanto fundaron colegios en San Nicolás, Villa Colon, Uruguay, una escuela de artes y oficios en Buenos Aires y la Parroquia de la Boca.

Don Bosco, escribía cartas desde Italia a la Argentina para apresurar la llegada de los sacerdotes a las Pampas y a la Patagonia.

La preocupación principal era  como el mismo lo expresaba:”Argentina y Chile, se están preparando para combatir y destruir a los salvajes mas bien que para convertirlos”.

Fueron tres años lo que tuvieron que esperar, recién en  1879, los curas Salesianos pudieron llegar a Río Negro y establecerse en 1880.

La desolación del Sur

El General Julio A Roca, dispuso en 1879, realizar la ofensiva final en la polémica conquista al desierto. Solicitó al arzobispo, capellanes para su ejército expedicionario.

Monseñor Aneiros aprovechó la oportunidad para iniciar las misiones entre los indios, para ello habló con su vicario general y con el superior Salesiano y concordaron en que acompañarían al ejército argentino.

El 16 de abril de 1879 partió la primera división del ejército  y con ellos los misioneros

Las penurias pronto empezarían a aparecer…

 

Periodo del suceso: 1874
Palabras clave: conquista del desierto, Julio A Roca, Don Bosco, Patagonia