Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historias de Vida

De profesión navegantes

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Cristobal_Colon.jpg
Aventurarse por esos tiempos a la exploración de nuevos territorios no era tarea fácil.

Los que se animaban a tales empresas se encomendaban a la buena de Dios para navegar por mares desconocidos sin saber a ciencia cierta si llegarían a buen puerto.

Las tripulaciones estaban conformadas en general por hombres que tenían penas de prisión, por gente sin ocupación y por marineros con afán de riqueza.

Los viejos estados europeos contrataban a navegantes y aventureros para recorrer las nuevas rutas que habían sido trazadas por otros navegantes.

A la deriva, con provisiones escasas, con el temor a motines y el contagio de enfermedades se aventuraraban estos hombres a lo desconocido.

Tras varias expediciones muchos hombres se alistaron en las tripulaciones y se convirtieron en navegantes.

Se profesionalizaron y de esta manera la empresa conquistadora empezó a transformarse ya que la mayoría de las monarquías volcaron sus recursos económicos y militares para la conquista de lejanas tierras.

Luego del descubrimiento de America tanto la corona española como la portuguesa, firmaron contratos con particulares.

A estos contratos se los llamaba Capitulaciones.Los particulares financiaban la empresa y los reyes a su vez, otorgaba el permiso para conquistar y colonizar un determinado territorio.

 Los que se animaron a navegar

El éxito de los descubrimientos portugueses que culminó en el año 1487 con las travesías al cabo de Buena Esperanza les dio ánimo a otros navegantes y aventureros para que se pusieran al servicio de sus soberanos para emprender travesías hacia mares y lugares desconocidos.

La mayoría de ellos zarpaban siguiendo rutas diversas, en dirección a Asia.

Cristóbal Colón, aquel navegante genovés ignoró haber descubierto un nuevo mundo y quizá hasta su muerte continúo convencido de haber llegado a un punto no bien precisado de las Indias Orientales.

Las hipótesis sobre la redondez de la Tierra y por consiguiente sobre la posibilidad de llegar a Asia navegando hacia Occidente, se remontaban a los pitagóricos, pero nadie había pensado nunca en la posible existencia de una masa terrestre de gran extensión situada entre Europa y Asia que constituían un continente enorme.

Para los fines del siglo XV, tras la unión personal de las coronas de Aragón y Castilla, España estaba en trance de convertirse en uno de los Estados más poderosos de Europa.

La situación interior del país caracterizada por una producción de alimentos escasa y la consiguiente necesidad de importaciones del extranjero, favorecía su intervención en la lucha por el monopolio del comercio con las Indias.

Al éxito de la corona española contribuyó de modo decisivo la genialidad de Cristóbal Colón.

Antes de zarpar le fueron entregadas cartas credenciales para el Gran Khan de China, donde siguiendo la ruta occidental debía recalar la expedición según las previsiones antes de llegar a la India.

Cuando todo estuvo a punto zarpó del puerto de Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492, confiado en los cálculos aproximados que había hecho y también en la buena suerte.

A los tres días de navegación se rompió el timón de la Pinta, una de las embarcaciones, lo cual hizo precisa una escala en Canarias para efectuar las reparaciones y revisiones pertinentes.

El 6 de septiembre las carabelas se hicieron de nuevo a la mar desde San Sebastián de la Gomera y navegaron durante treinta y tres días consecutivos, siguiendo aproximadamente el paralelo 28.

Fue el 12 de octubre cuando entre la tripulación ya se insinuaba el espíritu de sublevación.

De la proa de la Pinta salió el grito de ¡Tierra!

La tierra avistada era un islote del grupo de las Bahamas, que Colón bautizó con el nombre de San Salvador.

El navegante pensó que era una de las siete mil islas situadas en torno a Cipango, Japón, lugar que tanto había hablado Marco Polo.

Los españoles embarcaron nuevamente y arribaron a Cuba y Haití.

Para mediados de enero del año 1493, Colón decidió regresar a España, abandonando la “Santa María”, que se había estrellado contra un arrecife y con cuyos restos se hizo el fuerte de la Navidad, en el que quedaron cuarenta hombres.

Manteniendo una derrota de unos diez grados más al Norte que la seguida en el viaje de ida, empleó menos de dos meses en llegar a Europa.

Colón llegó el 15 de marzo al puerto de Palos, con un cargamento de oro, plantas y animales exóticos e indios.

En Barcelona, los Reyes Católicos, lo recibieron solemnemente en el Salón del Tinell, y lo autorizaron a organizar nuevas expediciones.

Ese mismo año, el papa Alejandro VI, expidió una bula por la que dividía la tierra por descubrir mediante una línea ideal que pasaba cien leguas al oeste de las Azores y Cabo Verde; las tierras que se hallasen al oeste de dicha línea quedaban asignadas a España y las del este a Portugal.

Más tarde se firmó el Tratado de Tordesillas, en donde la línea, que era desfavorable a Portugal fue desplazada 270 leguas al Oeste, para asegurar el retorno de las navegaciones Portuguesas desde África, a la vez que se garantizaba la libertad de paso de las naves castellanas.

Colón efectuó otras tres expediciones a lo que él considera las Indias Orientales.

Durante su segundo viaje exploró las islas del mar Caribe, con poco éxito en su primer intento de colonización.

En su tercer viaje arribó por primera vez a las costas del continente americano, cerca del delta del Orinoco.

Luego de un cuarto viaje, al regresar fallecía en Medina del Campo la reina Isabel, quien había sido su protectora.

El 20 de mayo del año 1506 moría Colón, en Valladolid. Hasta su muerte siguió aferrado a la idea de haber llegado al Asia oriental.

 La ambición de los Portugueses

Los portugueses realizaron su primera expedición a las Indias a través de la nueva ruta abierta por Bartolomé Díaz fue confiada al caballero Vasco de gama; se trataba de la circunnavegación de África.

En julio del año 1497, zarpo del puerto de Lisboa con cuatro naves provistas de artillería y gran cantidad de provisiones.

La tripulación era de 160 marineros y 12 prisioneros que estaban condenados a muerte.

Encontraron en las costas de la India, numerosos pequeños reinos hindúes y musulmanes.

El viaje de vuelta fue demasiado complicado para la tripulación ya que la mayoría estaban enfermos de escorbuto y se produjeron varios motines.

Sólo arribaron a puerto dos navíos con 55 hombres.

Vasco de Gama fue recompensado y se le otorgó el título de almirante de los mares de las Indias.

Otro de los navegantes que incursionaron por tierras desconocidas fue Juan Caboto, quien era un navegante italiano al servicio de Inglaterra, que exploró en dos viajes las costas de América del Norte.

El reino de España llevo adelante durante los años 1497 y 1502, una serie de navegaciones que se dirigieron hacia el sur de las Antillas.

Américo Vespucio, Juan de la Costa y Alonso de Ojeda, realizaron una expedición que llegó cerca del Amazonas.

El portugués Pedro Álvarez Cabral descubrió Brasil, por casualidad ya que lo confundió con una isla a la que bautizó Vera Cruz.

Pero la supuesta isla se encontraba al este de la línea establecida en el tratado de Tordesillas y tomó posesión de esta en nombre de Portugal.

Entre 1501 y 1502, Américo Vespucio en un nuevo viaje, al servicio de Portugal, descubrió que la costa brasileña se curvaba hacia el Oeste y por lo tanto, la parte situada al sur de Brasil pertenecía a España.

En honor a este navegante el continente fue llamado América.Este nombre fue empleado por primera vez el cosmógrafo alemán Martín Waldseemuller.

 El hombre que circunnavegó el globo: Fernando de Magallanes

Este navegante portugués había luchado en las Indias y en Marruecos, pasó al servicio de España.

Carlos V le otorgó cinco navíos para descubrir un camino que condujera a la India por Occidente.

Magallanes partió de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre del año 1519.

Este viaje costeó América del Sur, explorando las bahías y las desembocaduras de los ríos buscando el paso hacia el Oeste.

Permaneció cinco meses en la Bahía de Patagonia por las bajas temperaturas del invierno austral.

Estando allí, tuvo que reprimir un amotinamiento haciendo matar a dos de los principales rebeldes.

Cuando volvió al mar penetró al norte de la Tierra del Fuego en un laberinto de canales, y el primero de noviembre de 1520, descubrió el estrecho que hoy lleva su nombre y el 28 de noviembre desembocó en aguas abiertas.

Durante cuatro meses navegó sin encontrar tierra por un océano que le llamo la atención ya que estaba siempre en calma por eso lo denominó Pacífico.

Periodo del suceso: 1400
Palabras clave: América, Cristóbal Colón, Colonización