Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Los primeros desaparecidos… Historia del exterminio indígena en Argentina Parte II

La lucha entre indios y blancos

Entre 1855 y 1872, los enfrentamientos y la superioridad bélica de los indios era preocupante.

La población de la campaña huyo hacia el norte, fue necesario el pacto del gobierno y el subsidio con las tribus para evitar los malones.

En 1872, Calfucura siguió atacando en los partidos bonaerenses de 25 de Mayo, Alvear y 9 de Julio, pero fue vencido por el general Rivas en San Carlos, partido de Bolivar.

Calfuncura fue heredado por sus hijos, uno de ellos fue Namuncura que no pudo continuar con la unidad de las tribus.

Durante la presidencia de Nicolás Avellaneda, se decidió enfrentar definitivamente el problema territorial para poder así organizar la Republica, recuperando territorios para el desarrollo agroganadero, y asegurar además la soberanía argentina en la región patagónica. Poniendo fin a las pretensiones y amenazas expansionistas de Chile.

Contó para ello con el apoyo de sus ministros de guerra, Adolfo Alsina y Julio Argentino Roca, que presentaron tácticas para lograr el fin de la amenaza del indio y la extensión del territorio

Avanza la civilización…

Alsina, presentó en el Congreso, un plan. Este consistía en realizar un avance gradual de la frontera, mediante la construcción de líneas de fortines donde pudieran además asentarse la población, las plantaciones y las estancias.

Trataba de incorporar al indio a la civilización, pero en caso contrario debían retirarse al sur del rió Negro

Se preveía la construcción de dos líneas de fortines que se comunicarían a traves del telégrafo y estarían separadas por 20 o 30 leguas.

La línea exterior estaría unida por una zanja continua para dificultar la retirada de los indios en caso de ataques, y les permitiría atacarlos y recuperar los botines.

Este plan de Alsina fue muy criticado.Al morir en el año 1877, los trabajos se paralizaron, pero se habían ganado casi 56.000 km2 de campos con tierras fértiles, la frontera se había fortalecido y comunicado.

Se había despojado a los indios de sus mejores tierras y ganados y desarticulizado su poder.

A pesar de que Namuncura se siguiera resistiendo no logro recuperar su territorio.

Al morir Alsina, se le encomienda a Roca, quien había sido nombrado nuevo ministro de guerra, la tarea de terminar con el problema del indio.

Roca, más dura que su antecesor realiza un plan de combate y exterminio.

A través de la ley 947, autorizada por el Congreso y financiada por la venta anticipada de tierras ganadas al indio, se crea la gobernación de los territorios de la Patagonia  y se

designa titular al coronel Álvaro Barros.

Dos años antes de morir Alsina, Roca le escribía una carta relatándole sus ideas que si pudiera pondría en práctica…

“A mi juicio el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del rió Negro, es el de la guerra ofensiva, que es el mismo seguido por Rosas, que casi concluyó con ellos.

El sistema actual de líneas de fuertes, establecidos a fines del siglo pasado por Azara, y el mantenerse a la defensiva, avanzando lentamente con la población, ya sabemos cuales son sus resultados y cuales serán en adelante.Los fuertes fijos en medio del desierto matan la disciplina, diezman las tropas, y poco o ningún espacio dominan.Para mi el mayor fuerte, la mejor muralla para guerrear con los indios de la Pampa y reducirlos de una vez es un regimiento o una fracción de tropas de las dos armas, bien montadas, que anden constantemente recorriendo las guaridas de los indios apareciéndoseles por donde menos lo piensen.”

 Y puso en práctica sus ideas…

Entre abril y mayo de 1879 había seis mil soldados en cinco divisiones dispuestos a atacar.

En solo sesenta días ocuparon las tropas la llanura hasta pasar los ríos Negro y Neuquén, además se recuperaron a 500 cautivos.

Pero también hay que considerar en que estado estaban esos soldados, muchos eran gauchos llevados a la fuerza, tanto a los fortines como a las tropas, así lo denuncia el escritor José Hernández, en el Martín Fierro, que cuenta las penurias por las que deben pasar estos hombres.

En estas expediciones, las cuentas arrojaban los siguientes números: “cinco caciques principales fueron detenidos y uno muerto; 1271 indios de lanza, fueron tomados prisioneros, 1313 indios de lanza muertos, 10.000 indios mas fueron prisioneros y 1049 reducidos.

Quince mil leguas de tierra fueron ganadas por lo tanto se crearon pueblos y colonias en las márgenes de los ríos Colorado, Negro, Neuquén y Santa Cruz.

Para el año 1881, la campaña al desierto estaba casi finalizada. Al mando del Coronel Conrado Villegas, 1700 hombres llegaron al Nahuel Huapi, para fines de 1882, habían muerto 1500 indígenas y mas de 1700 habían sido tomados prisioneros.

Para 1883, se le informaba al entonces presidente Julio A Roca que en los territorios de los ríos, Neuquén, Limay, Cordillera de los Andes, y lago Nahuel Huapi no quedaba un solo indio.

Los indígenas por lo tanto perdieron su independencia, y tuvieron que reconocer la autoridad del gobierno nacional.

La gran mayoría dejaron las tierras, y comenzaron a practicar una vida sedentaria en colonias.

Algunos grupos fueron trasladados a la Isla Martín García, otros dieron servicio en la Marina, muchas mujeres fueron repartidas por la Sociedad de Beneficencia, entre importantes familias para las tareas domesticas.

Y los que pudieron huyeron al sur tratando de sobrevivir…

Lo que sigue después, son muchos capítulos de historia.El país cambio, política, económica y socialmente

Las tierras de los indios fueron vendidas, loteadas, cercadas y aún en pleno siglo XXI siguen ignorados y conviven con la pobreza...

Periodo del suceso: 1855
Palabras clave: campaña del desierto, exterminio de pueblos originarios