Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Las Ruinas de San Ignacio

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Misiones_Ruinas_de_San_Ignacio.jpeg
Las Ruinas de San Ignacio

Los añosos algarrobos, las puertas de grandes cerrojos, las piedras,  el barro cocido y las ruinas de arcos donde estuvo construida la capilla que miraba al naciente, son los únicos testigos silenciosos que guardan en secreto la obra de los sacerdotes jesuitas españoles que establecieron allí las misiones.

Llegaron de la mano del padre Jesuita Roque Gonzales de Santa Cruz a comienzos del siglo XVII para evangelizar a los indios Guaraníes.

 Enseñarles además  oficios y trabajos comunitarios en la tierra, para que pudieran insertarse en el “nuevo mundo”, aquel que les pertenecía pero que los españoles acababan de sacarles

Fueron estas ruinas las que presenciaron la expulsión de los misioneros,  el abandono y la destrucción. Sólo quedo el silencio.

Y las piedras hablaran…

La primer misión a la que se llamó San Ignacio Mini fue levantada por dos sacerdotes jesuitas en la región que los indios denominaban La Guayra.

 Esta zona estaba  ubicada en el extremo norte del territorio brasileño de Paraná, que  para los siglos XVI y XVII conformaba  la región hispanojesuitica de  La Guayra.

Los padres Jose Cataldino y Simon Maceta construyeron alrededor del año 1610,  las primera edificaciones de piedra y barro. En la región nombrada anteriormente  ya estaban asentadas para esa epoca las poblaciones españolas de Villa Rica del Espíritu Santo, Ontiveros y Ciudad Real.

Para el año 1631, cazadores portugueses de esclavos, los bandeirantes, atacaban y destruían las misiones con la intención de capturar indios para venderlos como esclavos.

Fue por ello que los sacerdotes y las reducciones debieron trasladarse en varias oportunidades, hasta que en el año 1696 se establecieron en el sitio donde hoy perduran sus ruinas en la provincia de Misiones a 60 km de la capital provincial.

Una vez que se establecieron allí  llegaron a poblarla  casi tres mil habitantes que la convirtieron en una prospera zona que cercana al  río Paraná favorecía el comercio con otros asentamientos

.Alrededor de una plaza central estaba la iglesia, la Casa de los sacerdotes, el cementerio, las viviendas y el cabildo; en la mayoría de las reducciones se trazaba la misma arquitectura y disposición de los edificios.

Se realizaban numerosas actividades artesanales y culturales no solo se evangelizaba sino que los indios  aprendieron  a trabajar la tierra y muchos jóvenes fueron iniciados en la práctica de artesanías como la carpintería, la herrería, la platería y la albañilería.

Las mujeres por su parte, aprendieron a hilar el algodón, y se dedicaron especialmente a la tejeduría.

En cada misión jesuítica se instalo una escuela para iniciar a los indígenas en la lectura y escritura y otra para orientarlos en la enseñanza de la música y el canto.

Los sacerdotes aprendieron la lengua guaraní y difundieron el idioma castellano a los indios.

A mediados del siglo XVIII, se acuso a los jesuitas de intentar establecer un predominio por encima de la Corona y en el año 1767, Carlos III decreto la expulsión de los miembros de la Compañía de Jesús.

Las misiones quedaron a cargo de otras órdenes religiosas y de funcionarios laicos, que resultaron impotentes para mantenerlas en el ritmo de orden y producción que los jesuitas habrían mantenido.

En consecuencia en poco tiempo la población de las misiones se redujo y la obra misionera prácticamente se perdió.

En el año 1817, los paraguayos las destruyeron y recién fueron restauradas en el año 1940.

Fueron declaradas Monumento Histórico Provincial en 1969, Monumento Histórico Nacional en 1983 y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1984.

Otra de las reducciones Jesuíticas que se levantaron fueron las de Nuestra Señora de Loreto que se destacó por poseer la primera imprenta americana y una importante biblioteca; la de Santa Ana, que fue fundada en el año 1633, en territorio brasileño y fue mas tarde desplazada.  En el año 1660 se ubicó definitivamente en la provincia de Misiones.

Esta reducción fue declarada Monumento Provincial en el año 1969, Nacional desde 1983 y Patrimonio de la Humanidad desde 1984; y la última es la de Santa Maria La Mayor, que esta ubicada en la costa occidental del río Uruguay y conserva todavía restos arquitectónicos. Es Monumento Nacional desde el año 1945 y Patrimonio de la Humanidad desde el año 1984.

Periodo del suceso: 1600
Palabras clave: misiones, pueblos originarios, colonizacion española