Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Cronología histórica

Profetas del Fin del mundo

Profetas del Fin del mundo

Parte 1

Por la lic. Andrea Ravalli

El hombre desde su existencia tuvo la necesidad innata de conocer y buscar, de no ser así  no hubiera sobrevivido.

Esta búsqueda  fue evolucionando junto con el hombre.

Tanto  el conocimiento, la sabiduría y las creencias hicieron que nos diferenciemos o congeniemos, nos agrupemos  o nos separemos por ideologías políticas, sociales, culturales, filosóficas y religiosas.

 A lo largo de la historia, han aparecido muchos hombres pertenecientes a distintas sociedades y culturas que en su búsqueda de conocimiento han presagiado acontecimientos futuros, hechos que ocurrirían, momentos que el hombre tendría que atravesar. ¿En que basaron estos conocimientos?, ¿Por qué tuvieron la necesidad de predecir o trasmitir hechos que no sucedían en el presente sino que se referían a un tiempo que aun no había acontecido?

Las respuestas pueden ser muchas pero ¿podrá el hombre ser el dueño de verdades tan absolutas y encontrarle una respuesta a todo? o pecara de soberbia hurgando mas allá, buscando respuestas y haciéndose  preguntas que a lo mejor jamás se podrá contestar…

Muchos hablan y se preocupan por la llegada de un cambio que se producirá en poco tiempo, mas allá de los profetas y de las culturas que anunciaron catástrofes y calamidades, temámosles a los hombres, no a sus predicciones porque Dios, Jehová, Ala o como quieran llamarlo nos dio el discernimiento y las respuestas solo están en nosotros mismos.

Somos nosotros quienes les damos el poder a otros para las guerras, para la destrucción del planeta, para la dominación o para las miserias, preguntémonos ¿Por qué lo hacemos? A lo mejor encontramos una respuesta…

 

Profetas y Profecías

En la mayoría de las culturas y a lo largo de la historia podemos rastrear a hombres que predijeron lo que sucedería.

Uno de ellos fue el famoso Michel de Nostradamus, o Michel de Notre-Dame.

Este médico y consultor astrológico nació un 14 de diciembre del año 1503 y vivió hasta el año 1566.

Era hijo de un  comerciante llamado  Jaume de Nostredame. Michel de Nostredame nació[] en Saint-Rémy-de-Provence, al sur de Francia. Judío de origen —su abuelo paterno, llamado Emilio, pertenecía al pueblo judío—, su familia se convirtió, al menos externamente, a la religión católica romana cuando las autoridades de Provenza forzaron a los ciudadanos judíos a convertirse a esta confesión.

Desde muy pequeño se intereso por  las matemáticas y la astrología. Solía replantearles a sus maestros  las teorías presentadas por Copérnico dentro de la astrología.

Con solo 15 años  ingresó a la Universidad de Avignon Francia para estudiar el bachillerato. Durante un año, logró acreditar el Trivium, unión existente en la época medieval de tres materias: gramática, retórica y lógica, tiempo tras el cual se vio en la necesidad de buscar una nueva institución donde continuar sus estudios a causa de la clausura de Avignon por la epidemia de peste negra persistente durante esa época. Años después, ingresó a la Universidad de Montpellier para estudiar Medicina, terminando sus exámenes de bachillerato en 1525.

La aparición de la peste bubónica interrumpió nuevamente sus estudios, viéndose obligado a viajar por toda Francia asistiendo a los enfermos a través de la estructuración de mejores dietas en la alimentación y vestimenta de cama, agua y pasillos bien aseados. Mientras se hallaba viajando encontró e intercambió información con varios doctores, alquimistas, cabalistas y místicos renacentistas en la clandestinidad. Sus conocimientos como apotecarios le fueron de utilidad para crear la "píldora rosa", la cual fue muy aclamada en la época por ofrecer una solución médica para la peste al contener aparentemente una fuerte dosis de vitamina C.

En 1530 regresa a Montpellier para recibir su doctorado, pero la conservadora de la universidad lo expulsó al descubrir su anterior oficio como apotecario —un aspecto estrictamente prohibido por los estatutos de la universidad. Después de su expulsión, Michel volvió a ejercer sus conocimientos como apotecario en una sociedad atemorizada por la epidemia de peste existente.

Sus conocimientos lo llevaron a escribir un libro que fue publicado en 1555.

A partir de ese momento  fueron muchos los que querían conocer a este hombre extraño.

Curiosos de todas partes de Francia llegaban para que a través de sus horóscopos les diera a conocer que les depararía el futuro. Fue así como Nostradamus decidió escribir un libro de 1000 redondillas, forma métrica de la lírica, que consistían en versos proféticos donde extendía sus profecías.

Por esa época la inquisición rondaba por todas partes y cualquier manifestación que no fuera considerada al ejercicio de la fe católica era acusada de herejía por lo tanto se cree que este astrólogo, uso como método de escritura juegos de palabras y mezcla de idiomas como el provenzal, griego, latín, italiano, hebreo y árabe, además de utilizar el simbolismo de su lenguaje, por temor a ser capturado por los inquisidores.

Muchos consideraron a Nostradamus como hereje por que argumentaban que su información la obtenía del demonio, a pesar de que ciertos sectores apoyaban su publicación y le otorgaban una gran importancia espiritual

Fue la misma Catalina de Medici, esposa del rey Enrique II de Francia, quien se convirtió en una de sus admiradoras y lo consultaba para saber acerca del futuro de sus hijos a través de los horóscopos que Nostradamus escribía. Pero no hay evidencia cierta de que realmente Michel de Notredame haya hecho que las predicciones que son tan anunciadas tuvieran  una clara identificación con hechos que fueron sucediendo en el tiempo. Sus profecías fueron estudiadas e interpretadas de maneras distintas por muchos expertos en todo el mundo.

Las bases de sus conocimientos

Nostradamus poseía un libro sobre las claves de Salomón y estudió la cábala judía, la cual afirma que la reunión con el Divino es posible a través del estudio del árbol de la vida, un camino místico con diez niveles de conciencia. En Sicilia entró en contacto con los místicos Sufi y leyó "El Elixir de la Extrema Felicidad", escrito por el maestro Sufi al-Ghazzali,  también estudió "De Mysteriis Aegyptorum" (los misterios egipcios), un libro sobre magia caldea y asiria.

Se cree que empleó  técnicas para  lograr entrar a un  estado de meditación. Para entrar en estado de trance incluyó los antiguos métodos de contemplación de la flama, contemplación del agua o incluso ambos simultáneamente. Estas técnicas fueron diseñadas para detener la mente y así lograr ver internamente. También usó una técnica de Branchus, el profeta délfico de Grecia, que consistía en sentarse sobre un trípode de bronce y contemplar el interior de un bol de bronce lleno con agua y varios aceites y especias. En su carta a Enrique II, Nostradamus dice "he vaciado mi alma, cerebro y corazón de toda preocupación y he logrado un estado de tranquilidad y quietud de la mente, los cuales son requisitos para predecir a través del trípode de bronce". En la actualidad, a diferencia de las épocas de extrema censura de Nostradamus, existen muchos libros que explican métodos para entrar a través de ellos en estado meditativo o "frecuencia cerebral theta".Otros  estudiosos creen que Nostradamus escribía no como profeta, sino para comentar eventos que pertenecían a sus tiempos, pero con el pasar del tiempo sus escrituras fueron interpretadas como profecías.

Creer o no creer

La mayor parte de las cuartetas tratan sobre desastres de varios tipos, que incluyen epidemias, terremotos, guerras, inundaciones, asesinatos, aridez de la tierra, batallas y otros temas parecidos. Hechos que en la historia del hombre suelen ocurrir a menudo

Muchas de sus  profecías son genéricas, no  precisa lugares y fechas; otras parecen tratarse de un personaje o de un pequeño grupo de personas. Algunas se refieren a un solo pueblo o ciudad, otras enumeran poblaciones diferentes.

Lo que más llama la atención es su lenguaje, simbólico, extraño y elíptico.

Algunas de sus cuartetas dicen:

 El año mil novecientos noventa y nueve siete mes,
Del cielo vendrá un gran Rey de espano:
Resucitar el gran Rey de cuna Angélica,
Antes, después Marte, reinar en buena hora.

La Luna oscurecida en profundas tinieblas. Su hermano (el Sol) pasará a estar de color ferruginoso, El grande oculto largo tiempo bajo las tinieblas. Entibiará hierro en la presa sanguinolenta.

Son mil en total las cuartetas, imposible transcribirlas todas, lo cierto es que muchos de los acontecimientos que se  anuncian en las predicciones ocurrieron en su tiempo por eso mucho interpretes de Nostradamus descreen de la veracidad futura, en cambio otros se dedican a estudiar minuciosamente cada cuarteta para adelantarse a los acontecimientos pero ¿Cuál es la verdad?

Quizás sea tiempo de que los seres humanos  cambiemos nuestras   conductas erradas y ante el temor rectificar nuestro comportamiento y cambiar lo negativo en positivo

A lo mejor este hombre como otros que “usaron las predicciones”, conocieron realmente la naturaleza humana…

Periodo del suceso: 1500
Palabras clave: profecias, Nostradamus, cuartetas