Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

La luz de los navegantes: El faro del fin del mundo

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Faro_del_fin_de_mundo.jpg
La luz de los navegantes: El faro del fin del mundo

En las frías y remotas Islas de los Estados, en el último punto del mapa hacia el sur, cuando nadie se atrevía a llegar hasta esos sitios se decidió en plena presidencia del General Julio Argentino Roca, construir un faro que seria el primero en aguas australes y el más antiguo de la Argentina.

Corría el año 1884 y se le daba el nombre de Faro de San Juan de Salvamento. Era la única luz que tenían los navegantes en  las heladas aguas del mar austral y sus ocho lámparas de petróleo permitían iluminar a los barcos que navegaban la zona.

Para muchos era un lugar de paso, sin embargo los barcos balleneros y los cazadores de focas europeos ya incursionaban por esas aguas desde el siglo XIX.

Recién en los comienzos del siglo XX llegarían estudiosos y científicos de distintas nacionalidades a explorar y establecer bases científicas.

Ushuaia y Tierra del Fuego eran territorios totalmente despoblados, salvajes e inhóspitos sobre todo en estas épocas.

 La instalación del faro también fue un pretexto para establecer y delimitar nuestra soberanía tan sutilmente preciada por distintos países del mundo y que traería en un futuro belicosos conflictos políticos y diplomáticos.

 Además del faro se construyó allí  una subprefectura  que funcionaba como  estación de salvataje. Cerca se encontraba el continente blanco, La Antártida, que recién para el año 1904, se había decidido  establecer allí una base meteorológica argentina.

El faro era el último punto de referencia que tenían los navegantes antes de adentrarse en las heladas aguas antárticas, con su altura de 60 metros sobre el nivel del mar ubicado sobre las rocas, era el único vestigio de la presencia del hombre en esos desolados horizontes.

Como una imagen fantasma, el escritor Julio Verne se inspiro en el para escribir una novela, fiel a su estilo fantástico la titulo “Le Phare du Boute du Monde” en español “El Faro del fin del mundo”, así paso a llamarse popularmente este vigía del mar.

Verne estaba en lo cierto, el faro estaba en el fin del mundo y  en el ultimo punto de nuestro mapa donde era impensado establecerse y poblar, sin embargo algunos se atrevieron  a aventurarse.

El 1 de octubre del año 1902, dejo de funcionar y se prendió el Faro Año Nuevo, que estaba ubicado un poco mas al norte, en la isla Observatorio.

El faro del fin del mundo permaneció desde entonces en ruinas pero fue restaurado y se respeto su diseño original. Sobre las rocas se ve una pequeña construcción de forma octogonal, pintada de blanco con una linterna en su techo.

En el año 1995, se firmó un convenio entre el Museo Marítimo de Ushuaia,  el Museo del Fin del Mundo y la Armada Argentina para que se realice el relevamiento histórico humano de San Juan de Salvamento.

En la actualidad se realizaron trabajos de restauración y trabajos  arqueológicos en la Isla de los Estados.

Es otro vestigio de la historia, que se trata de recuperar. Su presencia nos habla del coraje y la entereza que pusieron esos hombres para construirlo a fines del siglo XIX y de los azarosos viajes que emprendían los que iban hacia el fin del mundo.

Periodo del suceso: 1884
Palabras clave: Ushuaia, mar argentino, museos argentinos