Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Cronología histórica

Los 100 años posteriores al Centenario

http://www.astrolabiodeltiempo.com.ar/ImagenArticulos/Historia_17deoctubre-enlafuente.jpg
Las dos décadas que siguieron a 1930, fueron de grandes cambios mundiales y de posicionamientos estratégicos de países que se convirtieron en las nuevas potencias del planeta, a partir del fin de la segunda guerra mundial.

Argentina también participó en estos cambios, ya que las relaciones con Europa y Estados Unidos sufrieron transformaciones en lo político y en lo económico.

Uno de los hechos más preponderantes de estas décadas fue la aparición de una nueva ideología política, el Justicialismo.

Este movimiento inició una etapa en la que influyó notablemente la historia argentina, produciendo  enormes cambios sociales y políticos.

El país quedó dividido en dos, los peronistas y los antiperonistas. Esta bipolaridad marcó el ritmo de la política en los años siguientes.

 

 

La preparación de un líder

Juan Domingo Perón, empezó su carrera política como secretario de Edelmiro Farrell y hombre de su confianza cuando este era ministro de guerra de Ramírez.

Escaló posiciones de manera rápida y segura. Se lo nombró secretario del Departamento Nacional de Trabajo.

Desde este lugar, empezó a trabajar para mejorar las relaciones laborales de las clases obreras.

Promovió la agremiación de los trabajadores y la formación de los sindicatos que habían sido suspendidos en toda su actividad por los golpes militares.

Al asumir Farrell la presidencia, lo nombró a Perón, ministro de guerra, con retención de su anterior cargo.

Desde su nuevo puesto, expandió y equipó a las fuerzas armadas además, de ampliar las bases de la industria estratégica.

El presupuesto militar absorbió el 43%, de los gastos totales del gobierno en el año 1945, en comparación con el 17% de los dos años anteriores.

Al principio, Perón contó con el apoyo de sus camaradas pero cuando el gobierno rompió relaciones con Alemania, un grupo lo apoyó mientras que con otros empezó a tener conflictos.

A pesar de algunas oposiciones, fue nombrado Vicepresidente de la Republica, con retención de sus otras dos funciones.

Sus tres cargos y el carisma que ejercía, lo convirtieron rápidamente en un líder carismático para la mayoría de los sectores sociales, pero sobre todo para los trabajadores.

El 17 de octubre de 1945, Perón fue obligado a renunciar y fue encarcelado. En ese día histórico para la Argentina, los trabajadores se movilizaron masivamente desde las zonas fabriles hasta la Plaza de Mayo, reclamando su libertad. Desde ese entonces, la fecha quedó grabada como “el día de la lealtad peronista”.

A partir de ese momento, los trabajadores quedaron incorporados a la vida política.

 

Las elecciones y el triunfo de Perón

En un clima de expectativas, después de transcurrido el golpe, las elecciones presidenciales se realizaron el 24 de febrero del año 1946.

La unión democrática presentó la formula Tamborín-Mosca, y obtuvo 1.207.080 votos.

El Partido Laborista presentó la formula Juan Perón-Hortensio Quijano, y obtuvo 1.487.886 votos.

Además, se impuso con el 52 % del electorado, la casi totalidad del senado, trece de las catorce provincias y todas las legislaturas menos la de Corrientes.

Este partido se había fundado en Buenos Aires, una semana después del 17 de octubre de 1945.

Luego de asumir la presidencia Perón decide formar un partido, creando entonces la Junta Organizadora del partido Único de la Revolución, base del partido Justicialista.

Este partido se estructuró en distintas ramas: política sindical, femenina, inspirada y fundada por su esposa Eva Duarte, y se incorporó la juventud a partir de las agrupaciones estudiantiles.

Entre el año 1947 y 1950, se crearon las bases de la Doctrina Justicialista.

En la primera presidencia de Perón se dieron las bases para un país nuevo, favorecido por la existencia del dinero acumulado durante la guerra. Fue una época de expansión y bienestar.

En el segundo período presidencial los problemas económicos frenaron la distribución de bienes y llevaron a replantear el tema de la productividad y los salarios.

Además se acentuaba así el poder personal de Perón.

Este poder implicaba entre otros factores, el encarcelamiento de opositores políticos, como los radicales y los comunistas.

Nuevamente un golpe militar interrumpió un gobierno democrático, iniciándose de esta manera, una nueva etapa en la historia política argentina.

 

Por la lic. Andrea Ravalli

 

Periodo del suceso: 1940
Palabras clave: Peron, partido Justicialista, Segunda Guerra Mundial