Astrolabio del Tiempo

En la antiguedad el hombre usaba el astrolabio para medir las alturas, los lugares y los movimientos de los astros.

El tiempo es nuestro astrolabio...
Buscar   
Historia Argentina

Gustavo Rearte

Por José Bobecik

El Golpe de 1955, la Revolución Libertadora, significó la derrota de Perón y su posterior exilio. Además, puso en marcha un plan de demolición de las conquistas sociales y políticas logradas por el movimiento obrero con el peronismo. Gustavo Rearte, fue uno de los jóvenes trabajadores que integró los innumerables comandos de resistencia, formando parte del famoso Comando Valle.

Nació el 25 de julio de 1931 en Buenos Aires, de origen humilde, tuvo una instrucción autodidáctica, terminó la secundaria de grande, junto con su hija, a principio de los 70. De joven había sido boxeador, categoría peso pesado. En la época de Perón había obtenido entrenamiento militar en la escuela de Suboficiales de Aeronáutica de Córdoba. Ambas experiencias, la del boxeo y su entrenamiento militar, le serán muy útil cuando comience su vida como conductor revolucionario

Inició su militancia sindical primero como metalúrgico. Luego de 1955, la Revolución Libertadora intervino la CGT, asaltó con comando civiles los sindicatos e inhabilitó a miles de dirigentes. La posibilidad y necesidad de recuperación de los sindicatos, en manos de interventores militares, motorizó la actividad gremial. Gustavo participó en la recuperación de los gremios, como delegado general. En 1957 se convirtió en Secretario general del gremio de Jaboneros y Perfumistas de Capital Federal.

Mantuvo una activa participación en el nacimiento de las 62 organizaciones, agrupación de sindicatos de Argentina que constituye una herramienta política del peronismo. Lanzó junto a la CGT, en 1962, el famoso programa de Huerta Grande, que marcó sin dudas, un hito en la historia del movimiento obrero.

El programa planteaba, entre otras cosas, nacionalización de todos los bancos, control obrero de la producción y expropiación a terratenientes sin ningún tipo de compensación.

En 1960, fue uno de los fundadores de Juventud Peronista. Participó de la primera acción de guerrillas urbanas: el ataque a una guardia de la Aeronáutica en Ciudad Evita. Fue jefe del operativo, que resulto todo un éxito y les permitió alzarse con armamento para continuar la lucha. Los compañeros poseían brazaletes con la sigla EPLN (Ejercito Peronista de Liberación Nacional).

Eran tiempos donde el frondicismo comenzaba un fuerte alineamiento con EEUU: contratos petroleros, recomendación del Fondo Monetario Internacional y Ley de Carne, eran algunas de las medidas en este camino. La ultima de ellas, significó la privatización del frigorífico nacional Lisandro de la Torre, que desde el barrio de mataderos, abasteció el consumo de toda Capital Federal. Rearte, junto con la JP estuvo con la dirigencia combativa, que organizaba la toma del frigorífico. Los obreros acoparon el predio y luego de tres horas de resistencia y de algunos heridos, el gobierno retomó el control del frigorífico. La represión generó que el barrio de Mataderos, fuera escenario por varios de días, de fuerte enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad y todos los vecinos.

La JP, luego lo envió a Montevideo a establecer contacto con los exiliados peronistas, allí se reúne con John W. Cooke, jefe del comando táctico de la Resistencia Peronista.

De vuelta a Buenos Aires, fue interceptado por una comisión policial, en la esquina de Rodríguez Peña y Sarmiento, en el centro de la Capital Federal, se negó a entregarse y se defendió a los tiros. Un proyectil lo alcanzó en el intestino, produciéndole un fuerte sangrado. Fue atendido en el Hospital Rawson, los médicos se negaron a entregarlo para el interrogatorio, finalmente fue llevado a la cárcel, donde permaneció del 62 al 63. Sucesivamente, pasará por las cárceles de Devoto, Caseros y Olmos. En esos años encontró muchos compañeros con los que discutir sobre teorías y clásicos de la guerrilla urbana. En 1964, fue liberado y se convirtió en unos de los dirigentes del MRP (Movimiento Revolucionario Peronista) lanzado en ese año. Fue unos de los redactores del decálogo, el programa y la declaración de principios.

El movimiento tuvo fuerte presencia sindical y era un freno al avance del Vandorismo. Encabezado por Vandor, fueron quienes mas fielmente se adaptaran a la nueva situación económica de dependencia económica impuesta por Frondizi. En cambio, el MRP era uno de los mayores impulsos del encuentro sindical-político de apoyo a Perón.

Rearte viajó a España a entrevistarse con Perón, quien le dio el visto bueno para proseguir con el movimiento. De regreso creó la Juventud Peronista Revolucionaria.

En 1968 fue uno de los organizadores del Plenario del Peronismo Revolucionario. El plenario decidió promover la lucha frontal contra la dictadura de Ongania y apoyó toda lucha que surgiera del campo popular. Fue el inicio, en una escala mayor, de la lucha armada.

En el 69, fue apresado nuevamente por cuatro meses. Cuando salió fundó el MR17, último intento de organización de la lucha armada como camino para la liberación. Gustavo Rearte falleció el 1 de julio de 1973 a la edad de 41 años de leucemia.

Poseía un pensamiento muy claro y muy critico con respecto a las otras organizaciones peronistas. Consideraba la lucha armada como un método, sin embargo estas debían estar en plena relación con las bases populares. Sin el apoyo de las mismas, no se llegaría al éxito, afirmaba en épocas del regreso de Perón, “la lucha armada no sólo no debe ni puede desarrollarse fuera del marco de la lucha política de las masas, sino que la de éstas debe contar con la orientación y dirección permanente de su organización político-militar.” En este contexto no estaban dadas las condiciones y todo terminaría en una masacre.

Cuanta razón tenia Gustavo, las luchas armadas terminaron en masacre. La organización político-militar era sin dudas para él, el peronismo. Mucho había pasado desde aquel 1955 hasta el regreso de Perón. Seguramente vio los acontecimientos de Ezeiza con tristeza, aquel por el que resistió y lucho de alguna forma le daba la espalda.

Sin embargo, su lucha iba mas haya del regreso de un hombre, en palabras de él: “No propiciamos doctrinas de odio, luchamos por una causa de amor cuyo objetivo es el hombre americano”. Quedémonos con ese objetivo y recordémoslo con esa causa.


Periodo del suceso: 1955
Palabras clave: gustavo rearte,primeras organizaciones armadas,resistencia peronista